PRESIDENTA MUNICIPAL DEL DIF

TRAYECTORIA PROFESIONAL, LABORAL Y POLÍTICA

 

Hola soy Araceli García Garnica, crecí en un hogar pleno de amor y respeto, en la ciudad de Cuautla. Hice mis estudios en el Colegio Teresa Martín, en la  Preparatoria Cuautla, y en la Universidad Janette Klein el diseño, el arte y la cultura mexicana fueron desde temprano mis pasiones. Mi esposo es el arquitecto Rodrigo Luis Arredondo López y tenemos un hijo y una hija. En mi trayecto profesional participe en 2003 en el Fashion Grooup Mexico, “México está de moda”, que promocionó textiles y diseños mexicanos y en 2004 recibí un reconocimiento por mi trayectoria profesional por Fashion by Voldswagen, y desde 2006 hasta 2011 he participado activamente en el espacio internacional de la moda conocido como “Fashion International View”.

 

Mi familia y mi profesión han sido parte importante de mi vida, pero siempre quise contribuir a aliviar las necesidades de los más necesitados, por lo que en 2008 fui de las fundadoras de la Casa del Divino Amor, para acoger a niños y niñas en la Orfandad con necesidades diferentes. Con ese mismo propósito trabajé como socia activa de las Voluntarias Vicentinas Cuautla, A. C. desde 2008 hasta 2018, y  colaboradora del Centro Educativo Multisdisciplinario Theme de Cuautla Morelos.

 

Mi participación política comenzó desde que tengo 18 años, en tanto ciudadana participativa, responsable, pero fue hasta 2006 que me involucré formalmente en actividades políticas siendo suplente de síndico, en 2009 suplente de presidente municipal,  en 2012 Coordinadora Estatal de Red de Mujeres del Estado de Morelos.

 

 

ATRIBUTOS ETICO-POLITICOS

 

Siempre he sentido un gran orgullo y devoción por mi país, por mi carrera, por mi familia, por Cuautla, donde nací. Considero que puedo ponerme en los zapatos de los y las demás, lo que me proporciona empatía y me permite comunicarme asertivamente con las personas sin importar las diferencias de género, etnia, cultura, religión, capacidades, edades. Me gusta compartir, me gusta participar, me gusta hablar con la gente, considero que soy buena comunicadora, pero también, y gracias al ejemplo de mi padre que es un hombre tan ordenado y honesto, tan querido por la gente que lo conoce, gracias a mis hermanos y hermanas que me han enseñado con su ejemplo de trabajo arduo, gracias a muchos de los amigos y amigas que me rodean, he aprendido a ser responsable, organizada, disciplinada, comprometida con causas sociales y políticas. Soy trabajadora, capaz de sostener ritmos fuertes de trabajo, soy entusiasta, soy honesta y transparente.  Se ve en mi rostro y en mis ojos. El respeto a la diversidad, la  justicia y la solidaridad son parte de mis principios.

 

ANTIGÚEDAD EN LA LUCHA DE LAS CAUSAS SOCIALES Y LA VIDA DEMOCRÁTICA

 

Viví entregada a mi familia, a la crianza de mis hijos y a mi trabajo durante muchos años, siendo una ciudadana responsable, y puedo decir que  fue hace unos quince años que adquirí conciencia plena de que la felicidad no puede encontrarse encerrada en tu pequeño mundo familiar y profesional sino que se construye y se encuentra cuando eres capaz de servir a los demás, de ser útil a la comunidad, de mirar hacia un futuro mejor para todos y todas. Primero trabajé para causas caritativas, como las damas vicentinas o las escuelas para niños con capacidades diferentes, pero luego me di cuenta que la caridad cristiana es muy loable, admirable, respetable, pero que no es suficiente para cambiar las condiciones sociales que causan la miseria, el abandono y el dolor. Es por eso que en 2006 me comprometí a ser suplente de síndico y en 2012 a ser suplente de presidente municipal, y fue dentro de mis primeras experiencias en la política que me convencí de que no debía hacer política por hacer política sino que debía elegir de que lado quería estar, con que partido militar si realmente quería servir a la comunidad, a las mayorías. Fue así que simpaticé inmediatamente con MORENA, desde que se fundó y busqué incorporarme a ese partido, con la seguridad de que desde sus filas podía luchar por mis anhelos.

 

APORTACIÓN AL PROCESO DE TRANSFORMACIÓN

 

Quiero mucho a mi tierra, a mi gente, a mi estado, a mi ciudad, y quiero, con todas mis fuerzas, devolver un poco de lo mucho que he recibido, quiero hacer algo que valga la pena por los demás.  Me identifico con la 4T por sus principios éticos, por su compromiso social, por la transparencia de sus ideales políticos. Primero los pobres es un lema de ese partido y después de haber servido como voluntaria en organizaciones sociales y trabajado con niños y niñas con capacidades especiales, en la orfandad, me he dado cuenta que todo progreso económico, todo avance social, toda transformación política tiene que comenzar por la base de la población, por las mayorías y por los que menos tienen. Estoy convencida que de ahí, fortaleciendo la base social se fortalece el todo y no como se había intentado antes, desde las élites, lo cual, al final,  no redunda en beneficio de los pobres.

 

Estoy en contra de la corrupción, la simulación y el autoritarismo. Trabajaré por la democracia y no sólo política, sino social y económica.  Quiero ser parte de esta lucha por los derechos humanos, por la dignidad de las personas, por el fortalecimiento de nuestros ideales nacionales, por la difusión de nuestra historia porque si sabemos de done venimos, podemos construir más firmemente nuestro camino hacia el futuro. Para mi hay más satisfacciones en el dar que en el recibir, y si bien creo que puedo laborar en el sector de población que sea necesario, considero que mis atributos y mi trayectoria me acercan más a las mujeres, a los jóvenes, a la infancia desvalida y a quienes han sido discriminados por razones culturales. Desde  pequeña mi madre me enseñó que el amor al prójimo debe ser parte de nuestro propio ser y ese principio sigue siendo hoy mi guía.  Estoy comprometida en la lucha por la igualdad de géneros, la equidad social, la revaloración de nuestra historia y nuestra cultura, la defensa a nuestra riqueza natural,  el respeto a las libertades de todos y todas como fundamento de una sociedad fraterna.